martes, 1 de mayo de 2012

Somos hijos de Dios.



Por que a los suyo, vino y los suyos no le recibieron, entonces a lo que le recibieron les dio potestad de ser hijos de Dios. Los cuales son engendrados, no de sangre, ni de voluntad de carne, ni de vomultad de varón, sino de Dios. Y el verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros ( y vimos su gloria como la del unigenito del padre,) lleno de gracia y de Verdad. juan 1:11-14
Sin duda Jesús el nazareno era el hijo del Dios viviente, El mismo encarnado se hizo hombre y padeció por nuestros pecados, murió y resucitó al tercer dia como estaba escrito, pero no todos le creyeron, sin embargo dice la escritura, al que le creyó le fue dado la potestad, o sea el poder de ser hijo de Dios. Ese es un gran honor para cualquiera; el ser hijo del Dios altisimo. Rey soberano, el creador de todo lo creado. Que mas podriamos pedir? 
No hay que hacer nada solo creer!!!