miércoles, 15 de julio de 2015

Se feliz...


Hoy salí con mis hijos a un evento de la ciudad, donde las tiendas sacan sus articulos a la calle y los venden a un precio reducido. Caminamos por las calles y les compre varias cosas, algunos juguetes y les di gusto creyendo que seria un dia especial para ellos porque tendriamos un dia lindo y llevarian algo a casa para recoradar. Finalmente paramos en un puesto donde tambien compre algo para que ellos comieran y el mas pequeño pidió algo que a mi parecer era inadecuado comprarle, puesto que iriamos a otra tienda y lo encontraria a precio mas bajo y de mejor calidad. Pero el chico insistia y lloró de tal manera que aun asi no se lo compré. (No suelo darles gusto, cuando me hacen un escandalo en la calle). Asi que lo tomé de la mano y nos fuimos. Lo subi al carro y le dije "¿hijo porque lloras? ¿Acaso no te complaci y te compre las otras cosas que pediste? Aprende a ser feliz con lo que tienes y deja de estar llorando por lo que quieres".
Y eso toco mi vida de manera profunda, porque pense que de la misma manera nosotros solemos hacerle esos caprichos a Dios, él nos favorece y nos bendice de muchas maneras, pero nosotros en lugar de disfrutar y agradecer por lo que nos dá, pasamos dias, meses y hasta años lamentandonos por que lo que nos ha negado. Y lo que hace es decir, no te conviene, lo encontraras mejor en otro lado. Tristemente he visto personas alejarse de Dios porque nos les cumplio un capricho o una petición. 
Amado hermano, no te enojes con Dios, porque no te ha dado lo que le pides, espera, quiza tenga algo mas grande para ti y que te cueste menos.